17 de agosto de 2009

En busca de la Felicidad


A lo largo de la vida las personas experimentamos un continuo e incesante proceso de cambio que determina nuestra forma de ser y nuestras relaciones con los demás.

Evolucionamos tanto físicamente como mentalmente, vamos puliendo nuestro carácter y afrontamos la realidad que nos rodea desde diferentes puntos de vista en función del estadio en el que nos encontremos, porqué nuestra forma de entender y de asimilar las cosas varía mientras vamos recorriendo el largo camino que llamamos existencia.

Ahora bien, pese a que crecer y desarrollarse no podemos evitarlo, los y las seres humanos debemos elegir sabiamente entre las opciones que se nos presentan a la hora de afrontar la supervivencia del día a día; y para ello es principal una única cosa: educación en valores éticos.

Partiendo de esta premisa, es de vital importancia aprender de los errores para mejorar en el futuro, es necesario ser humildes, honestos y enfrentarse a la realidad con valía y con la máxima aspiración de ser feliz con nosotros mismos y con los demás.

Las personas vivimos en sociedad, la cual se conforma por un nutrido número de pequeños grupos de individuos e individuas que podemos clasificar en, por ejemplo, familias, amistades, compañeros de trabajo, etc. Es palpable, pues, la naturaleza humana de relacionarse, sentirse querido y realizado entre sus semejantes, y cumplir con las normas de convivencia con tal de conseguir y contribuir para alcanzar el máximo bienestar posible.

Dentro de esta casi utópica tarea conviene señalar que la edad no debe ser un obstáculo a la hora de rectifiar nuestra conducta para con los demás. Nunca es tarde para cambiar, para mejorar nuestra calidad de vida, para sentirnos bien y para aprender algo nuevo que nos acerque un poco más a la perfección.

Es falso quien afirma que es demasiado mayor para cambiar, demasiados problemas propios como para preocuparse por los demás. Es triste pensar que con el tiempo la gente va avinagrando su carácter, su mal genio, para dar lugar a una vida incompleta, insatisfactoria y sin ilusión.

Por todo ello, animo a todo el mundo a vivir lo más placenteramente posible, buscando la felicidad, el respeto, el entrenamiento continuo de nuestra existencia para hacernos mejores personas y transmitir empatía y alegría. La vida es demasiado corta como para perderla sin haber hecho las cosas bien, sobre todo por aquello que dicen: mientras te reuerden seguirás estando vivo. Prefiero que me recuerden con una sonrisa.

2 comentarios:

Miguel Ángel dijo...

¡Hola!
Perdona la tardanza pero es que he estado de viaje.
Bueno, yo no comparto la idea de España del PP que tu muy bien has reflejado en el comentario ya que ellos son de la: Una, grande y libre...quizás comparto en parte la visión del PSOE (que es patriota a su manera como tu muy bien dices) referido a que lo importante son las personas pero por otra parte el PSOE tiene algunas actitudes que en mi opinión son calificadas como desapego a 'España': algunos ayuntamientos socialistas no cuelgan la bandera de España (y a ti aunque te sude la polla la bandera, lo de la bandera viene impuesto por la Constitución y la jurisprudencia del Tribunal Constitucional) y a esos Ayuntamientos no se les conmina a que abandonen esas actitudes por parte del Gobierno central, por no hablar ya de que los socialistas catalanes (que yo creo que no son del PSOE) no dejan estudiar en castellano simplemente por que todo lo que tenga que ver con 'España' es malo o fascista, por no hablar ya de que las autoridades catalanas se 'olvidan' de poner el himno cuando va el Rey a ver algún partido...en fin, son mil cosas...tu pensarás que esto son opiniones de un pepero pero para mi son de puro sentido común porque somos el único país que se comporta así en todo el mundo, los símbolos como tu muy bien dices símbolos son...pero se merecen algo de respeto y más cuando vienen impuestos por las leyes y las normas fundamentales.
¡Saludines!

Buscando un lugar dijo...

dicen que la sabiduría está en quién reconoce que ignora. creo que es cierto. la vida siempre nos ofrece nuevos saberes y nosotros siempre podemos aprender.
estar abierto al cambio es estar abierto a las novedades, a los demás y a uno mismo, y no temer experimentar ni disfrutar la vida en toda su magnitud.
pero a veces, es dificil sonreír querido amigo.