28 de agosto de 2009

La Gürtel y Canal 9


A lo largo de los últimos días están apareciendo en la prensa nacional las dimisiones de dos personajes muy afines al Partido Popular: la del portavoz del grupo popular en el ayuntamiento de Palma, Rafael Durán; y la del director (ahora ex-) de RTVV (Radiotelevisió Valenciana), Pedro García.

Dos dimisiones que, al parecer, se relacionan por deberse a implicaciones en supuestos casos de corrupción (caso “Palma Arena” y trama “Gürtel”, respectivamente) y que no hacen más que evidenciar la palpable red de ilegalidad que se extiende por buena parte del principal partido de la oposición.


Llama la atención el hecho de que haya sido esta vez el máximo responsable de Canal 9, y compañero de Camps desde hace años, así como de Eduardo Zaplana, uno de los coprotagonistas de estas vergonzosas dimisiones, producto de su estrecha relación con el famoso “Bigotes” y de su supuesta colaboración con la rama corrupta de la Gürtel en Valencia, de la que también recibió dádivas en forma de trajes.


Una escandalosa telaraña de sobornos, dinero negro y favores que, por cierto, ningún medio de comunicación de este país (incluso alguno internacional) ha podido ignorar, ninguno salvo uno: Canal 9, faltaría más.


Para esta cadena de televisión pública (¿?) no existen Álvaro Pérez o Francisco Correa, no existe ninguna investigación judicial, la única en la historia de España, sobre el presidente de la Generalitat y Comunitat Valenciana, entre otos; presidente de todas y todos los valencianos, también de quienes no votan al PP, que no somos pocos.


Sin embargo, no es motivo de festejo el que ya haya sustituto para Pedro García, puesto que todos y todas sabemos que Canal 9 va a seguir siendo, no un medio de comunicación financiado con los impuestos de cada uno de los habitantes de la C.V y, por tanto, un medio público que debiera ser de todos y para todos, sin censura, sin bloqueo constante al resto de fuerzas políticas, con transparencia informativa y rigor periodístico sin polarizaciones ideológicas, etc. sino un atril más para hacer propaganda política del PP en tierras valencianas, un altavoz del ideario conservador y un símbolo de la manipulación informativa a la que se ve sometida una parte de la población, que tiene derecho a una auténtica televisión pública de calida e imparcial.


Para quienes sean asiduos telespectadores de esta cadena, repito, pública y costeada por todos y todas, solamente informarles de que en Septiembre volveremos a tener noticias del caso Camps y los dichosos trajes, ya que el Tribunal Supremo puede volver a abrir la causa contra el honorable President. Que se vayan preparando.

3 comentarios:

Víctor Soriano i Piqueras dijo...

TVE dio 15 segundos de información sobre el Gran Premio de Europa de F1, en los cuales aparecia el "Sr." Alarte exigiendo la dimisión del Presidente Camps.

Eso, además de un uso interesado de los medio publicos se llama VALENCIANOFOBIA, que es lo que tiene el gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero, querido amigo.

Carlos Manzana dijo...

TV1 no tiene derechos para retransmitir la F1. Es una cadena pública que, como igualmente hace años se nutría de Antena 3 para pasar los resúmenes de noticias, ahora lo hace con LaSexta.

Además, esa no es una prueba contundente de manipulación. Prueba contundente es el trato constante que canal 9 hace de la información a favor del PP, pero no en un momento concreto, sino permanentenemnte. Prueba contundente es que se eligió a los responsables de RTVE en el Parlamento, no a dedo. Y así un largo etc.

Buscando un lugar dijo...

solo diré; HIPPY
xDDD