31 de diciembre de 2010

Hablamos de prestigio

Nadie duda que un/a profesional de la Medicina, Enfermería, Veterinaria o Farmacia, incluso de la Optica o Fisioterapia, realiza funciones que tienen que ver con la salud y bienestar de sus pacientes. Profesiones reconocidas socialmente como sanitarias y que en el año 2003 obtuvieron el consecuente reconocimiento legal tras la aprobación de la llamada LOPS (Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias).

Sin embargo, para el asombro e indignación de mucha gente, pese a que hoy la Psicología tiene el reconocimiento y respaldo social e institucional suficientes – la OMS define la salud como: "estado de bienestar completo físico, mental y social y no solamente la ausencia de enfermedad o dolencia", el 92% de la población española considera la Psicología una profesión sanitaria, hay más de 30 facultades de Psicología en España con planes de estudios en gran medida relacionados con el ámbito de Ciencias de la Salud, y las administraciones públicas ofrecen cada vez más programas de atención psicológica de todo tipo – actualmente sólo la especialidad clínica que acredita el título PIR (Psicólogo Interno Residente) se reconoce legalmente como una profesión sanitaria.

Este hecho supone que miles de profesionales que, día a día, ejercen su profesión como psicólogas y psicólogos que evalúan, diagnostican y tratan a personas con problemas de salud mental (sobre todo de media y baja intensidad, como son las depresiones o trastornos leves de ansiedad y estrés, fobias, etc.) y que no han accedido a una de las apenas 130 plazas PIR que el Estado oferta anualmente para todo el territorio nacional, se encuentren en una situación de alegalidad, puesto que no se les reconoce (sobre el papel) como profesionales sanitarios pese a contar con los conocimientos y experiencia necesarios. Generándose al mismo tiempo confusión entre la gente, conflictos entre colegas y, principalmente, un perjuicio contra quienes demandan atención psicológica.

Desde el año 2004 se vienen realizando manifestaciones en todo el país, sumándose las reivindicaciones de decenas de miles de estudiantes y profesionales de la Psicología en todas sus especialidades, tanto clínica como educativa, social, laboral, etc. que, representados en el CEP-PIE y en el COP, reclaman una solución para este problema de extrema gravedad, ya que no debemos olvidar que lo que está en juego es la salud y el bienestar psicológico de millones de personas, hoy en día desatendido y falto de atención debido a la escasez de medios y profesionales en la salud pública que velen por su calidad de vida y su bienestar físico, mental y social.

30 de noviembre de 2010

Guanya l'esquerra


Gràcies a que les generacions d’estudiants del passat cridaren “llibertad”, anualment a la Universitat de València s’ens dona l’oportunitat als i les estudiants de totes les titulacions d’elegir democràticament als nostres representants, companys i companyes compromesos amb la defensa dels nostres drets i interessos dabant del Claustre i les Juntes de facultat, principals òrgans de govern d’aquesta centenària institució pública.

Malgrat l’escàs índex de participació (15% de vot estudiantil) durant els últims nou anys Campus Jove ha sigut l’organització estudiantil progressista que més recolçament democràtic per part d’estudiants ha tingut als tres campus universitaris de la Universitat de València, ja siga al campus dels Tarongers, Blasco Ibàñez o Burjassot, inclús al campus d’Ontinyent, a on la Universitat de València conta amb una extensió d’estudis des de l’any 1998.

Campus Jove portem més de setze anys d’història defensant un model públic d’educació, de qualitat, valenciana i internacional; també fora de les aules, ja siga al Consell de la Joventut com a la Plataforma per l’Ensenyament Públic al País Valencià. Hem lluitat per a que aquest model i els nostres valors progressites siguen una senya d’identitat a les principals universitats públiques valencianes, com ara a la Universitat Jaume I de Castelló, a la Univeristat d’Alacant o a la Universitat de València. A poc a poc, i gràcies a molta gent, ho hem aconseguit.

Enguany Campus Jove hem perdut les eleccions a la Universitat de València. Encara obtenint el major número de vots, no hem aconseguit el mateix suport que altres anys ens han donat les i els estudiants de València, quan per exemple Campus Jove arribarem al 2009 a obtindre un total de 22 membres claustrals. Però no cal dir res més, ara el que toca és continuar treballant allà a on estiguem presents, principalment a les Asseblees de Representants d’Estudiants de cada facultat (ADR’s), per a construir junts una educació i una Universitat públiques millors.

Des de Campus Jove hem donat l’enhorabona al Bloc d’Estudiants Agermanats i al seu coordinador general, Marc Xelvi, per la seua victòria. Junts hem demostrat un any més, junt amb la resta d’entitats progressistes que han obtingut representació al Claustre, que l’esquerra som més, i que el col.lectiu estudiantil a la UV s’identifica majoritàriament, d’una manera o altra, amb els valors que l’esquerra representa. No li decepcionem.

31 de octubre de 2010

¡Menuda Chapuza!


Valenbisi, el sistema de bicicletas públicas en Valencia, acumula una larga lista de quejas por parte de sus usuarios y usuarias, hartos de no poder utilizar en condiciones este servicio público que hemos pagado con nuestro dinero. Las críticas se multiplican, y con razón.

Prueba del hastío ciudadano se puede observar en los foros de las redes sociales. En Facebook han empezado a crearse grupos que critican la falta de bicicletas, especialmente en horas punta; piden que se instalen estaciones en las zonas más alejadas del centro de Valencia, o denuncian la inexistencia de carril bici en varias zonas y tramos de la ciudad, por la incomodidad y el peligro que supone circular por una calzada saturada de vehículos.

¿Por qué tantos problemas? Actualmente existen unas 13.000 personas que han pagado por utilizar este ecológico, barato y saludable medio de transporte público, pero todavía faltan por instalar decenas de estaciones por toda la ciudad, especialmente en barrios de la periferia, e incluso sería conveniente plantear la posibilidad de aumentar el número de plazas que dispone cada estación, al menos en aquellas zonas en las que el uso de la bicicleta está más extendido, como es la zona universitaria.

Una solución provisional que se está adoptando es trasladar bicicletas desde aquellas zonas en las que no hay mucha demanda hasta aquellas en las que sí la hay. El inconveniente es que, tratando de solucionar el déficit de bicicletas, se acaba creando un problema de falta de espacio libre para acoplarlas una vez llegas a tu destino.

La excusa que nos dan es que se trata de un servicio que lleva poco tiempo en marcha. Pero la realidad es que no existe una voluntad firme por parte del Ayuntamiento de mejorar la red de movilidad ciclista en la ciudad, ya sea ampliando el carril bici o poniendo solución al problema de Valenbisi, de ahí las habituales protestas y manifestaciones de ciclistas.

Al final parece ser que a este Ayuntamiento no le interesa fomentar el uso del transporte público, obligando a que la ciudadanía, especialmente jóvenes, tengamos que sufrir las consecuencias de precios abusivos y un servicio de transporte público indecente, sin que la administración sea capaz de garantizar nuestro derecho a un transporte público de calidad.

29 de octubre de 2010

Joven, cállate




En les Corts Valencianes se ha empezado a debatir el anteproyecto de Ley de la Juventud de la Comunidad Valenciana, cuyo preámbulo marca como un objetivo principal el “potenciar todos los cauces de participación y compromiso de los jóvenes con la sociedad en general, y con la sociedad valenciana en particular”, favoreciendo así el “desarrollo de medidas que favorezcan la plena participación de la juventud en la sociedad civil, con la finalidad de implicarla en la actividad política, social, económica, cultural y solidaria de la sociedad valenciana”.

Paradójicamente, para la elaboración de esta Ley de Juventud no se ha contado en ningún momento con la participación de sus protagonistas, las y los jóvenes valencianos. El Consell de la Joventut de la Comunitat Valenciana (CJCV), máximo órgano de representación de la opinión juvenil, denuncia que esta ley elimina sus funciones y, principalmente, cambia su estatus convirtiéndola en una entidad privada, y por tanto con nula capacidad de influencia en las decisiones políticas que desde los gobiernos locales y autonómico atañen a la juventud, al contrario de lo que ampara la Constitución y al contrario de como ha venido siendo hasta ahora. Además, CJCV rechaza esta ley por ambigua en su contenido y pobre en cuanto a medidas.

La Generalitat perjudica a la juventud valenciana. Recorta las ayudas autonómicas para que todos y todas podamos estudiar dignamente, para que termine de una vez la vergüenza de los barracones en centros públicos, para combatir el alto índice de fracaso escolar o se salde la deuda con las Universidades valencianas; no ataja el grave problema del paro juvenil valenciano (superior al 40%) ni soluciona la polémica en torno al botellón o la mala calidad de nuestro transporte público. Ahora, para colmo, pretenden acallar la voz crítica de la juventud contra esta realidad que nos golpea.

¿Realmente era necesaria una Ley de Juventud para demostrar que el Govern valencià se preocupa por nuestras necesidades e inquietudes? Como siempre, al final lo que se va a debatir no es una ley que ponga encima de la mesa medidas concretas en materia de juventud, que garantice su cumplimiento y que se disponga de un presupuesto económico para llevarlas a cabo. Y es que la derecha asume y acepta el rol de padre autoritario que impone su criterio “por el bien” de sus hijos: “¿Qué dices, hijo? Anda, cállate”.

13 de octubre de 2010

ZAS, en tota la copa


El costum de beure al carrer és una alternativa econòmica d’oci que no entén de cultures ni de països. Açò és una realitat. La diferència radica a l’hora de com es regula i es gestiona des de l’administració aquest tipus d’activitat, que si bé conta amb el suport majoritari del col.lectiu juvenil com a principal protagonista, també supossa un munt de queixes i de problemes socials que demanen una solució responsable, sensata i eficient.

A la ciutat de València l’administració ho té molt clar: prohibició i repressió. Lo curiós és que no existix una norma que regule expressament l’assumpte del botelló, sino massa burocràcia que deixa el tema sense acabar de tractar, d’ahí la necessitat de prende messures pràctiques, més enyà d’anar declarant ZAS (zones acústicament saturades) per tot arreu, aprobar ordenances municipals restrictives o intimidar mitjançant la presència policial, que poc pot fer per a resoldre la situació.

Enlloc de traslladar el problema de barri en barri, de Tarongers a la platja i viceversa, el millor que es podría fer és gestionar bé les zones a on les i els joves es reunixen per a divertir-se al carrer, zones que deurien ser delimitades i habilitades pel govern local especialment per a organitzar esta classe d’aglomeracions, tal com ocorre a moltes altres ciutats i municipis amb Ajuntaments realistes i responsables, que pensen en la joventut i es preocupen per les seues demandes.

La relitat del botelló existix per una llógica senzilla. La joventut es caracteritza per ser un col.lectiu amb una alta precarietat laboral i una especial dificultat per aconseguir ingresos econòmics, i és per això que, dabant els preus abussius de discoteques i pubs de festa, l’alternativa de beure al carrer s’apareix com l’única opció per a gaudir de l’oci nocturn. Potser un altre tema a debatre deuria ser quin tipus d’oci s’ens oferix i quin realment existix, possiblement.

Definitivament, la qüestió del botelló a València necessita abordar-se en conjunt i reflexivament, escoltant sobre tot la veu de la joventut, representada pel Consell de la Joventut de València, i adoptant messures coherents amb la idea de que mai es podrá solucionar amb violència ni autoritarisme, sino amb educació en valors cívics i salutables, concienciació ciudadana i polítiques realistes que oferisquen a la joventut i al veïns i veïnes de la ciutat solucions de veritat.

10 de octubre de 2010

AVE socialista


Zapatero apuesta por Valencia. Con la llegada del AVE, podremos viajar a Madrid en tan sólo 90 minutos y España se convertirá en el país europeo, referente internacional, con mayor número de kilómetros de Alta Velocidad disponibles. Se calcula, además, que el impacto económico en la capital y en el conjunto del País Valenciano rondará los 3.600 millones de euros, se crearán unos 33.000 empleos al año y estaremos hablando de uno de los mayores impulsos para la mejora y modernización de nuestra economía.

Proyectos como el del AVE Madrid-Valencia 2010, el AVE Madrid-Alicante 2012 o el plan de Infraestructuras Ferroviarias para las Cercanías de la Comunidad Valenciana 2010-2020, suponen la mayor inversión de la historia en nuestra región y el mayor elemento de transformación para el futuro y para las próximas décadas. Una realidad que existe gracias al compromiso del Gobierno socialista español para asegurar el futuro y el bienestar del pueblo valenciano.

A finales de año mejorará la comunicación interna y externa del territorio valenciano, convirtiendo el ferrocarril en un medio de transporte de mayor calidad, económico y más sostenible que el coche privado o el avión, beneficiando al medio ambiente y en clara contraposición a los planes de infraestructuras y transportes que la Generalitat lleva años anunciando pero que en la práctica se retrasan, no se finalizan y cuentan con innumerables quejas ciudadanas y huelgas de trabajadores por su incompetente gestión.

Desde la victoria del PSOE en las generales del 2004 ha sido cuando se ha hecho un mayor esfuerzo inversor de miles de millones de euros para que el AVE llegara a Valencia en 2010. Por no hablar del año 2011, cuando se inaugure la nueva Terminal del Aeropuerto del Altet en Alicante, el Trasvase Júcar-Vinalopó, la culminación de la autovía A7 entre Valencia-Alicante, etc. Mienten si creen que un 1,5% del proyecto financiado por el gobierno Aznar les legitima para apuntarse el tanto a favor del AVE.

La llegada del AVE socialista, por todo ello, es una clara prueba de lealtad para con todos los valencianos y valencianas y la gente que vivimos aquí. Un acontecimiento histórico que repercutirá enormemente en nuestro día a día y que marca la diferencia en cuanto al tipo de gobierno y de políticas que se preocupan realmente por nuestros intereses.

8 de octubre de 2010

Jo vote Calabuig


Joan Calabuig serà el candidat socialista a l’alcaldía de València. Així ho han decidit les bases del PSPV de la capital tras haver-se donat al si del partit un procés intern de democràcia participativa y plural, gràcies al qual la ciutadanía estem coneixent millor quina és l’alternativa progresista que vol liderar el canvi polític a aquesta formidable ciutat.

Necessitem un Ajuntament de València que tinga com a principal prioritat les persones, la solució dels nostres problemes, que done resposta a les nostres necessitats i garantisca el nostre benestar, tant si vivim al centre com a la perifèria; en lloc d’unes polítiques municipals centrades en financiar de sotamà “Grandes Eventos” que duren un cap de setmana i dels que només gaudixen uns pocs, a més de la coneguda afició per la construcció de macro-projectes urbanístics d’elevats sobrecostos, cuestionable utilitat y limitat atractiu turístic.

La gent d’esta ciutat está cansada d’un Ajuntament que s’ha quedat sense idees ni respostes, que és autoritari, que preferix preocupar-se pels jardins del riu i per la València “de postal”, amb la il.luminació més costosa i contaminant d’Europa, i que a més a més ignoran a la perifèria i a la seua gent, que com a conseqüència directa de la deixadesa i l’abandò del govern local, te menys esperança de vida que la que es dona a altres barris “de primera”.

La joventut vol un canvi en esta ciutat. Som un col.lectiu ignorat per l’Ajuntament, només cal fixar-se en el despreci que fan al Consell de la Joventut de València, portaveu de la inmensa majoria d’associacions juvenils de tot tipus valencianes, que en lloc de ser escoltat i promocionat, es boicotejat i asfixiat econòmicament per tal d’acallar les veus crítiques de tots els i les joves cap al govern local, tancat al diàleg i a escoltar les propostes de la joventut.

En definitiva, València vol un canvi. Un canvi per a que al gent no relacione el nom de València amb el d’una alcaldessa protagonista dels monòlegs d'humor i esquetxos televisius, una alcaldessa que abans se pareix a la “Rita Medieval” de Xavi Castillo que a una política de nivell, preocupada pel benestar de totes i tots els que vivim ací.

València vol i necessita un canvi, i eixe canvi haurà de vindre de la mà de Joan Calabuig. El viatge ha començat, será difícil, però en democràcia res es impossible.

21 de septiembre de 2010

PEPRI socialista


Nunca antes un pequeño barrio pesquero dio tanto de qué hablar en medios de comunicación y columnas de opinión. El conflicto de intereses en torno a la rehabilitación vs. destrucción del patrimonio histórico del Cabanyal, en la ciudad de Valencia, representa dos maneras diferentes de entender no sólo el urbanismo, sino también la política.

El PSPV-PSOE de Valencia ha hecho público su plan de mejora y revitalización del Cabanyal, un barrio singular tristemente marginado, degradado como consecuencia de la dejadez y las presiones del Ayuntamiento de la ciudad, cuyo único interés ha sido destruir viviendas y expulsar por la fuerza a miles de vecinas y vecinos de sus casas, haciéndoles la vida imposible con el único objetivo de especular en esta zona a pie de playa, un ejemplo más del urbanismo salvaje y del autoritarismo político.

La PEPRI socialista, la alternativa progresista que el PSPV-PSOE defiende, se fundamenta en cinco principios: "Piensa, Escucha, Propone, Reforma e Informa". Un proyecto de rehabilitación integral del barrio, respetando su trama histórica y su riqueza cultural y artística, después de que el Tribunal Constitucional haya paralizado los derribos y denunciado el expolio que se ha estado cometiendo indiscriminadamente por parte del gobierno local.

El Cabanyal puede volver a ser un lugar en el que vivir valga la pena. Rehabilitándolo, conservando su encanto y buscando una solución participativa y plural, respetando la ley y presentando proyectos interesantes que den vida al barrio. La alternativa socialista cree en ello, además de en una alternativa más económica, rentable y ecológica (Reducir, Reutilizar y Reciclar), que piensa en la juventud de la ciudad y que cuenta con el respaldo de la mayoría, frente a la costosa, innecesaria y autoritaria ampliación de la avenida Blasco Ibáñez.

El PSPV-PSOE de Valencia tiene una manera diferente de entender las necesidades de esta ciudad. La prioridad socialista es fomentar la cohesión social y comprometerse con el bienestar de las personas, y eso incluye necesariamente la mejora y cuidado de todos y cada uno de nuestros barrios. Para ello se presenta esta PEPRI colectiva desde la izquierda (www.lapepri.com), para demostrar que otra manera de hacer las cosas es posible, una manera democrática, sin crear conflictos, tratando de solucionar de verdad los problemas de la gente.

6 de septiembre de 2010

Sorpresa democrática


Afortunadamente, hoy podemos decir que a la inmensa mayoría nos parecería tremendo y absolutamente intolerable que alguien defendiera la idea de abolir la democracia, prohibir las elecciones de cualquier tipo y establecer un sistema autoritario contrario a que la gente, mediante su voto, pudiera elegir legítima y libremente a sus líderes políticos, o incluso dar su opinión en un referéndum.

La opinión pública rechazaría de pleno que se pretendiera acabar con algo que tantas vidas, tanta lucha y tanto sufrimiento le ha costado a la Humanidad en toda su historia. Entonces, si tenemos claro esto, ¿por qué hay quien se sorprende cuando se defiende y se practica la democracia en el seno de un partido político? ¿por qué es noticia en todos los medios?

Al igual que en el PSM, en el Partit Socialista del País Valencià-PSOE se ha iniciado un proceso de democracia interna, un símbolo más del carácter crítico de la izquierda. Un proceso de elecciones primarias en el que, de confirmarse finalmente, las y los miles de militantes que creen en el proyecto socialista del PSPV tendrán la oportunidad de ejercer su derecho a elegir el mejor candidato que crean para presentarse a las elecciones autonómicas del 2011.

Un acontecimiento como este representa la coherencia entre lo que se predica en público y lo que se practica en la propia casa. Valores democráticos contemplados en los estatutos orgánicos del Partido Socialista Obrero Español, así como en cada una de sus federaciones; sin olvidar a otros tantos partidos con idearios distintos que simpatizan con estos mismos principios, repelando la “dedocracia”.

¿Quién ganará? ¿Jorge Alarte? ¿Antoni Asunción? La respuesta sólo debe importar a quienes buscan el morbo y la especulación política, a quienes viven a la sombra de una u otra figura o a quienes tienen una opinión demasiado sesgada de la política, la estrechura de quien nada más ve dos posturas enfrentadas, contrarias o dos proyectos distintos.

Y es que la verdadera conclusión que debe extraerse, es que la democracia sirve para estimular la reflexión individual y colectiva, para dar lugar al diálogo y al debate, y para que cada opinión personal se tenga en cuenta, sin distinciones ni jerarquías, a la hora de elegir la opción que mejor represente y defienda los intereses de la mayoría.

3 de septiembre de 2010

Valenbisi no convenç


Imitant el model europeu, ciutats com ara Zaragoza, Sevilla, Barcelona o Mérida, així com municipis valencians com Paterna, Dènia o Vila-real, ja fa anys que oferixen als seus habitants un sistema de bicicletes públiques de qualitat. Un mitjà de transport especialment atractiu per a la joventut, per ser una alternativa de movilitat urbana econòmica, neta i que a més a més fomenta la cultura de l’esport.

Encara que la ciutat de València arriba tard amb esta iniciativa de transport públic, necessària i demanada des de fa temps per les associacions de ciclistes i diversos col.lectius juvenils de la capital, entre altres, és d’agraïr que per fi la ciutadanía puguem gaudir dels avantatges que oferix este vehicle de dues rodes.

Però, tot i que enguany s’han començat a vore en diferents punts de la ciutat estacionaments d’estes bicicletes, gestionats per l’empresa JCDecaux, qui utilitzem regularment este pragmàtic mitjà de transport, trobem greus deficiències alhora de circular i de moure’ns en bicicleta per València.

En els últims anys, les inversions destinades a millorar i ampliar els kilómetres de carril-bici de València, procedixen principalment de les aportacions del PlanE, que si bé han aconseguit millorar la movilitat, continua siguent urgent el desenvolupament d’una completa xarxa ciclista en la ciutat.

D’altra banda, sorprén que, havent-hi esta manca de kilómetres de carril-bici, recentment l’ajuntament haja aprobat una ordenança municipal que prohibix al col.leciu ciclista circular per les voreres del carrer, obligant-nos a fer-ho per una calçada altament congestionada de cotxes que circulen a tota velocitat.

A més, cal denunciar que, de moment, es conten per milers els ciutadans i ciutadanes de la ciutat que passarà molt de temps fins que dispossen als seus barris, situats a la perifèria, d’aquest tipus de transport públic útil i barat. Com es sabut, ara per ara l’ajuntament no es caracteritza per fer de València una ciutat cohesionada socialment i en quant a qualitat de vida.

Finalment, no deixa de donar llàstima el fet que aquest sistema de transport públic no arribe al nivell del d’altres llocs, a on el govern local l’oferix amb una gratuïtat del 100%, conscients de l’agraïment que la gent jove farà d’este detall.

En resum, de segur que el sector turístic, i potser també molta gent interessada, celebraran l’arribada de la bicicleta pública a València, però tenint en compte que s’hauràn de corregir els, hui día, massa errors que perjudiquen diàriament al col.lectiu ciclista valencià.

28 de julio de 2010

Catalunya, OLÉ!


Canarias fue la primera en prohibir la tauromaquia, allá por 1991, tras reconocer los derechos animales, protegidos por ley ante “peleas, fiestas, espectáculos y otras actividades que conlleven maltrato, crueldad o sufrimiento”. En este caso, la escasísima afición por esta tortura que algunos llaman arte, fue determinante para su censura y abolición.

En Catalunya, a raíz de una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) el Parlament catalán ha prohibido con una mayoría de libertad de voto la matanza de toros como espectáculo en su territorio, que ya arrastraba un decadente apoyo ciudadano (más de 70 municipios catalanes se consideran desde hace tiempo abolicionistas).

En contraste con este ejemplo de democracia y de una manera cívica de hacer política en pos del progreso, los gobiernos de la derecha gürteliana de dos CCAA donde presiden con mayoría absoluta (Madrid y Valencia) ya anunciaron su intención, conocida la propuesta catalana, de “proteger” como Bien de Interés Cultural esta brutalidad bautizada por el dictador Franco como “fiesta nacional”. Y, cómo no, ahora amenazan con ir al TC contra esta decisión histórica.

Pero pese a esta defensa de la permítase llamar “salvajada nacional”, supuesto símbolo de nuestras “raíces culturales”, por parte de gobiernos más parecidos a la España retrógrada y cerril, antes populista que popular, que a la España moderna, es de celebrar que la Asamblea de Madrid vaya a debatir próximamente una ILP similar a la catalana, en contra de los festejos taurinos. Probablemente caiga en saco roto, pero es síntoma de un cambio de mentalidad y buena noticia para quienes nos gustan realmente los toros.

Sin embargo, aquí en el País Valenciano, salvo el caso pionero de Paterna, ni se escucha ni se debate nada que vaya contra el dogma pepero de Francisco Gürtel Camps. Importa poco que la opinión general sea de rechazo a que se inflija dolor y se torture hasta la muerte a un animal, y que a eso se le llame arte o, estúpidamente, fiesta.

Fruto del libre pensamiento que caracteriza a la España actual, cada vez existe una mayor concienciación de la sociedad (el 75% de españoles nunca pisaría una plaza de toros) en contra de este tipo de “tradiciones” que sobreviven gracias a las subvenciones (560 millones de euros anuales), y que en absoluto transmiten valores positivos a las generaciones, sino todo lo contrario, valores de muerte y crueldad hacia un ser vivo que siente; en base a argumentos ridículos e irracionales (como decir que el toro nace para morir en una plaza) alejados de toda ética, moral y hasta inteligencia.

19 de julio de 2010

Memoria despierta


El 18 de Julio de 1936 simbolizó el inicio de una traición. La contrarrevolución del fascismo europeo del siglo XX acabó contagiándose a España, impulsada desde las oligarquías dominantes que conspiraron contra la democracia y contra las reformas que ponían en peligro sus privilegios, por estar destinadas a corregir siglos de desigualdad e injusticia hacia el pueblo español.

Pasados 74 años, continúa presente en la memoria colectiva aquel deleznable ataque militar contra el gobierno legítimo y legal de la república, así como la violación (y abolición) del orden constitucional democrático, pilar fundamental del primer periodo de la historia de España en que el pueblo soberano tuvo oportunidad de guiar su destino, ampliando los derechos civiles, extendiendo y asegurando el bienestar público general.

Pero la historia la escriben los vencedores, en nuestro caso la dramática Guerra Civil española entre el fascismo y la libertad. De ahí el esfuerzo en transmitir durante décadas (hoy continúa haciéndose) falsos argumentos, mitos y mentiras sobre los motivos de la “necesaria” dictadura y la versión oficial de que los culpables del terror fueron “los rojos”.

Este año 2010 ha supuesto una amenaza a la tranquilidad de quienes pensaron que la Ley de Amnistía de 1977 “perdonaría” sus crímenes y “exculparía” a los responsables de los más de 150.000 asesinatos, torturas y vejaciones que durante el régimen fascista de Franco, y no antes, se llevaron a cabo por orden gubernamental. Se ha llegado a hablar del “genocidio español”.

La sociedad española moderna condena mayoritariamente, igual que desde el primer día, aquella época negra de la historia de nuestro país. Cada vez se conoce más y mejor sobre aquellos años, y como consecuencia se rechaza enérgicamente la barbarie franquista; un régimen donde imperó la ley del odio, el fanatismo y la represión de la diferencia, contra la libertad y la dignidad de las personas

Por querer justicia para las víctimas del fascismo español, el juez Garzón se ha topado con los obstáculos de un sistema judicial arcaico y obsoleto que necesita de reformas urgentes. Ha sido perseguido políticamente y sometido a un linchamiento mediático por parte de los sectores más retrógrados de la llamada España profunda.

Sin embargo, no somos pocos quienes, pese a las adversidades, le estamos muy agradecidos por haber abierto un proceso que, seguro, acabará por reconocer la evidencia, y hacer efectiva no ya sólo la ley de Memoria Histórica y los principios del derecho internacional, sino principalmente que la democracia es algo más que ir a votar cada cuatro años.

17 de julio de 2010

Verano reflexivo


Finaliza el curso político, y por fin muchas ciudadanas y ciudadanos disfrutan de un merecido descanso tras un año laboral muy negro en el que se han anunciado medidas y ajustes demasiado duros y polémicos. Los meses de Verano, a pesar del asfixiante calor de efecto invernadero, esperan de nuevo ser un breve bálsamo que relaje el estrés acumulado por la crisis neoliberal.

La gente en Valencia podrá relajar su cuerpo y mente en cualesquiera del 98% de chiringuitos de playa valencianos que no se ven afectados por la aplicación de la Ley de Costas, con cuidado de que en Valencia se haya recortado un 15% el presupuesto en seguridad y atención sanitaria en las playas de la ciudad, mientras se ha hecho público que la nuestra es la autonomía que más ha destruido su litoral en la última década

Por su parte, la juventud valenciana vamos a tener que aguantarnos este Verano de recibir ayudas que ofrecía el IVAJ al alquiler de vivienda, empleo, transporte o formación, así como del cierre de albergues, ya que el Institut Valencià de la Joventut ha recortado a la mitad, o más, todas las ayudas a jóvenes para este año. Eso sí, en Julio y Agosto Metrovalencia ofrece servicio nocturno, pero sólo fines de semana hasta la 1 o 2 de la madrugada. Todo un guiño a los juerguistas, sin duda.

El turismo en Valencia, además, va a continuar estando de capa caída. No ya por las consecuencias evidentes de pérdida de poder adquisitivo por la crisis, sino también por la falta de un Plan turístico elaborado y sostenible que ofrezca calidad y variedad de oferta todo el año en lugar de macro-eventos con sobre-costes que, hasta la fecha, tan sólo han arrastrado endeudamiento, malestar vecinal y escaso, a la vez que concentrado beneficio para pocos. Por no hablar del caso Terra (“deuda”) Mítica.

En fin, esperamos que, al menos, estas vacaciones sean aprovechadas para reflexionar y formarnos un poco sobre algunos temas. Porque sería de muy agradecer para todos y todas que a la vuelta de Septiembre, con una Huelga General en marcha, el aire fresco del mar haya ventilado las ideas y haga retornar un poco de la sensatez y del criterio humanista que estamos perdiendo con la tormenta crisis, que corre el peligro de convertirse en un huracán que puede acabar con todo lo que se ha conseguido hasta ahora.

3 de julio de 2010

Huelga en Valencia


La huelga de MetroMadrid ha abierto de nuevo el debate “servicios mínimos versus derecho a huelga”, sobre la falta de regulación y sobre los valores de la lucha sindical por defender un empleo y sueldo dignos.

Un caso parecido puede ocurrir en Valencia, donde hace años que se llevan produciendo huelgas de trabajadores de la EMT y MetroValencia ante el recorte de salarios, pagas y eliminación de sus derechos, vulnerando así sus pactados convenios laborales; y ante la oscura gestión, incompetente y autoritaria, de la dirección de estas empresas, así como del Ayuntamiento y la Generalitat; que, por otra parte, se niegan a negociar con la representación sindical.

La Generalitat Valenciana y el Ayuntamiento de Valencia son noticia por ser responsables del bajo nivel y mala calidad del transporte público en la ciudad de Valencia. Un lamentable ejemplo de ello es que, cumplidos cuatro años desde el todavía no esclarecido accidente de metro en Valencia, el más grave de Europa, no se ha puesto un solo euro para mejorar el servicio y la seguridad de las vías.

Mientras los directivos de la EMT cobran sueldos astronómicos, las y los ciudadanos valencianos soportamos uno de los peores servicios públicos de transporte del país y de Europa, que no está a la altura de una ciudad como Valencia. Esto no sólo lo vive la gente, también es una reivindicación de los trabajadores/as. Lenta frecuencia de paso, altos precios, escasos servicios especiales, barrios aislados, precariedad laboral…

Desde hace años, empleados/as de la EMT y FGV, aun imponiéndoseles unos servicios mínimos totalmente abusivos desde la Consellería de Treball (68%), violando el Derecho Constitucional a huelga; y bajo la presión y amenazas de la dirección de EMT y FGV, exigen unas condiciones laborales dignas y respetuosas con la ley. Viéndose en la obligación, ante la indiferencia de sus superiores, de utilizar la alternativa de huelga.

Que se deslegitime, se manipule y se criminalice injustamente esta manera (muchas veces desesperada) de reivindicar nada más que un empleo digno que permita mantener una familia y tener una calidad de vida decente, tan sólo puede deberse a una forma necia, egoísta y superficial de valorar la importancia de estos mismos derechos. Porque todos somos trabajadores, alguna vez, en algún momento, tendremos que recurrir a la huelga para defender nuestros derechos.

24 de junio de 2010

¿Orgullo heterosexual?


Este mes de Junio, coincidiendo casi con la tradicional “nit de San Joan”, vuelve a celebrarse en Valencia el famoso desfile del orgullo LGTB, una cita a la que el col.lectiu Lambda acude este año con el lema contra la transfobia: “Transsexuals amb drets, ja!”.

Para quienes todavía a estas alturas anden desinforma@s, y contra quienes critican desde la fobia y la ignorancia este tipo de manifestaciones en pro de los derechos de este colectivo históricamente discriminado, criminalizado y perseguido, conviene recordar el por qué de esta legítima, necesaria y principalmente festiva manifestación, y lo absurdo de reclamar un “día del orgullo heterosexual”.

Aunque hace años que la ciencia desmintió que la homosexualidad, bisexualidad y transexualidad fueran enfermedades o trastornos psicológicos (consultar el catálogo DSM-V y OMS), defendiéndose así la libertad de orientación e identidad sexual frente a los prejuicios, determinismos convencionales y al fanatismo religioso, continúan habiendo, a día de hoy, países donde sentir amor por alguien de tu mismo sexo está castigado con la pena de muerte.

Sin olvidar los muchos lugares del mundo donde salirse del falso “protocolo de relaciones amorosas y sexuales” conlleva algún tipo de multa, amonestación o condena legal y social, en forma de leyes contra la homosexualidad, transexualidad, etc. o llegando a significar una deshonra para la familia.

Incluso en aquellas sociedades donde afortunadamente se ha evolucionado hacia posturas más comprensivas, tolerantes y abiertas acerca de las múltiples maneras que tenemos los y las seres humanos de manifestar amor y cariño, individuos conservadores continúan vociferando prejuicios desde el desconocimiento, limitando los derechos humanos a personas cuyo único delito es salirse de la injusta norma social que impone cómo “se debe amar”, imponiendo así sus valores, su moral y su ignorancia contra quienes sienten de forma diferente.

Además, existen grupos y corrientes políticas que niegan y boicotean la ampliación de derechos y libertades del colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales, cuando no los limitan; que justifican su discriminación y que, desde un profundo sentimiento retrógrado, prohíben su bienestar y niegan su felicidad.

Por ello, también los y las heterosexuales, que nunca hemos sufrido por serlo, debemos manifestar públicamente que la libertad sexual y la libertad de amar son algo ante todo natural y en absoluto dañino, que el amor no es cuantificable, ni puede establecerse como una norma; siendo, al contrario, la máxima expresión de la felicidad humana y reflejo de una sociedad libre.

13 de junio de 2010

Tragicomedia


Los ciudadanos y ciudadanas asistimos perplejos a un escenario desolador en lo económico, y a una crisis psicológica de identidad en lo político. Algunos incluso podrían afirmar que, por un momento, los dos principales partidos políticos en España han intercambiado sus papeles, como si de una tragicomedia estuviésemos hablando.

La última encuesta del CIS vuelve a reflejar el malestar general de la población, que sigue suspendiendo a la clase política y considera en primer lugar, con un 80%, al paro como principal problema del país, junto con la situación económica (51%). ¿Qué se está haciendo mal?

A nivel económico, un Gobierno respaldado por el partido que acaba de celebrar 100 años enviando a los y las representantes de la clase trabajadora al parlamento español, el Partido Socialista Obrero Español, está decidiendo aplicar medidas muy polémicas y difíciles de explicar desde la izquierda, para tratar de sobrevivir al huracán de la crisis del capitalismo neoliberal.

Se argumenta que “son necesarias para asegurar el futuro del país”, que “ayudarán a sostener el Estado de Bienestar” y que responden a “criterios europeos que el resto de países están también aplicando”. Todo ello sin el necesario debate interno, social y político que cabría esperar de un partido que ha apostado siempre por el diálogo a la hora de hacer política. Errar es humano y rectificar de sabios; pero defender lo que uno no se acaba de creer, nunca puede ser positivo.

Por otro lado, la derecha española va a necesitar mucho tratamiento terapéutico para recordar quién es y qué quiere hacer para afrontar el presente y el futuro. Sus propios colegas europeos no entienden, incrédulos, que el PP haya votado en contra de aquellas medidas que gobiernos como el de Angela Merkel, Sarkozy o el nuevo primer ministro conservador inglés, David Cameron, van a llevar a cabo en sus países.

Y que de Cospedal diga el ridículo que “el partido social y progresista de los trabajadores y trabajadoras se llama Partido Popular”, no sólo es un chiste merecedor de la portada de El Jueves, sino que es la prueba de que la derecha no tiene un proyecto propio alternativo al PSOE, que se desviven por las encuestas y que su discurso y estrategia responde a una total falta de principios, seriedad y compromiso real con la gente. No sé a dónde irán a parar, pero desde luego no va a ser a la Moncloa.

29 de mayo de 2010

Jorge Alarte es la solución


Definitivamente, Camps ha tocado fondo. Sus insultos contra el Estado y los jueces, pasando del “estoy feliz” a acusar de “conspiraciones y montajes mediáticos”, reflejan una imagen lamentable y desgastada de la figura del president de la Generalitat Valenciana, y hace tomarse en serio las declaraciones de destacados miembros de su partido sugiriendo entre líneas su retirada. Cada día preocupa más su agotamiento y perturbación psíquica.

El modelo del PP de Camps, Fabra y Rita Barberá ha fracasado a la hora de defender los intereses del pueblo valenciano. No es sólo Gürtel, el caso de corrupción política más grave de la historia de nuestra comunidad, sino que los niveles de bienestar y seguridad del ciudadano medio valenciano se encuentran bajo mínimos, siendo incapaces las instituciones valencianas de solucionar sus problemas, cuando no los multiplica.

Sanidad, Cultura, Educación, Economía, Bienestar Social, Inmigración,… no hay una sola responsabilidad política de nuestros gobernantes valencianos que quede bien parada en los últimos años; incluso haciendo un análisis objetivo se evidencia el empobrecimiento de la sociedad y paisaje valencianos, el deterioro de nuestros servicios públicos, y la falta de madurez, autonomía y liderazgo por parte de la derecha para dar solución a estos problemas.

La salida de esta situación de indefensión pasa por una regeneración democrática. Preguntar a la gente si desea que sigan al frente de las instituciones valencianas políticos famosos por ser presuntos corruptos, con informes policiales y autos de miles de folios a sus espaldas, políticos que se esconden; o, por el contrario, si desean un cambio real en la manera de hacer las cosas, de solucionar los problemas, de hacer política.

Los socialistas del PSPV-PSOE, con Jorge Alarte a la cabeza, tienen un proyecto ambicioso para acabar con la inoperancia, oscurantismo y mala fama de la derecha, para construir una Valencia, un Alicante y un Castellón fuertes, con un modelo económico sostenible y una política social progresista.

Una política constructiva, sin despotismo ni prepotencia, exigiendo transparencia democrática, rigor institucional, respeto a la ciudadanía y a la pluralidad. Estando cerca de la gente, aplicando la ley de Dependencia, trayéndonos el AVE, protegiendo nuestro patrimonio cultural-histórico, creando empleo de calidad y defendiendo nuestros intereses, no el de unos pocos.

20 de mayo de 2010

Elecciones anticipadas


La dramática situación política que soportamos en la Comunitat Valenciana ha obligado al PSPV-PSOE, a través de su líder Jorge Alarte, a pedir de nuevo al Govern regional que convoque elecciones anticipadas ante la grave crisis institucional, democrática y social que la derecha ha instaurado en la sociedad valenciana, porque ante esto "no hay más solución que consultar a los valencianos sobre nuestro futuro".

Nuestra región es la primera en la historia cuyo máximo representante político, su presidente autonómico, está imputado por serios delitos de cohecho, por recibir sobornos de una red de mafiosos “amiguitos del alma” cuyo cabecilla se encuentra en prisión, a cambio de haberles beneficiado de forma ilegal y de espaldas a la ciudadanía, convirtiendo las instituciones valencianas en un coladero de corrupción y desvergüenza política, amparado todo ello por su mayoría absoluta en las urnas.

El PSPV-PSOE sabe que las encuestas de intención de voto no les son favorables. Todavía mucha gente no conoce a Jorge Alarte, sobre todo si sigue los medios de comunicación públicos valencianos. Parece que el PSPV ha centrado su mensaje en denunciar la trama Gürtel (algo lógico si un partido es demócrata) eclipsando desgraciadamente así toda una batería de propuestas y de alternativas de modelo económico, social y político que deben conocer todos valencianos y valencianas de Alicante, Castellón y Valencia.

La sociedad valenciana, la gente honrada y la juventud en especial, queremos que haya un cambio, y decimos “¡ya está bien!”. ¡Ya está bien de ser líderes en fracaso escolar, de una sanidad precaria ingresada en la UVI, de que no haya Ley de Dependencia para los valencianos; basta ya de pelotazos urbanísticos que destrozan nuestras playas y sólo generan crisis económicas, basta de autoritarismo y de demagogia, de manipulación, y fuera los corruptos de las instituciones valencianas!

La alternativa está clara, y es urgente: más educación, más sanidad, más Ley de Dependencia, en definitiva: más y mejores servicios públicos. Una economía más sostenible, ecológica y próspera para el futuro de la gente y de nuestro entorno. Queremos que llegue el AVE. Más democracia, asociacionismo y respeto a la diversidad de ideas. Todo esto lo defendemos los socialistas, porque lo que defendemos va acorde con nuestras ideas: tener fe en el progreso para dotar de mayor libertad y del mayor bienestar para el mayor número de seres humanos.

13 de mayo de 2010

Más Socialdemocracia y Menos Corrupción


Las imprentas están que echan humo ante el aluvión de noticias de última hora de gran calado nacional: el juez Garzón se sentará finalmente en el banquillo por querer investigar los crímenes del fascismo español; se reabre la causa de los trajes que Gürtel regaló al ya cadáver político Francisco Camps, confirmándose además la presunta financiación ilegal del PP valenciano; y ahora el PSOE, cuando más faltaría una salida socialista a la crisis económica, confunde a todo el mundo con sus duras y controvertidas medidas.

Tras expulsar del proceso judicial al partido fascista Falange, el juez del Tribual Supremo, Luciano Varela, sigue empeñado en acusar a Garzón de prevaricar “pretendiendo favorecer a las víctimas de la Guerra Civil”. Debemos recordar en este punto, que la ley de Amnistía de 1977 se hizo para los represaliados y encarcelados, para los torturados, no para lavarse las manos los torturadores y represores. Pedir justicia para cerrar viejas heridas no es lanzar un discurso “guerracivilista”, es un acto de dignidad humana que en cualquier país democrático con un pasado negro se ha respetado y se entiende como lógico. ¿Por qué en España no?

Y hablando de Justicia, parece que la lacra de la corrupción política en el País Valenciano, que pudre las instituciones valencianas con el president de la Generalitat a la cabeza, será finalmente investigada, perseguida y condenada de una vez.

Todas las pruebas señalan que ha habido una clara financiación ilegal del PP en Valencia, que se han lucrado a costa del dinero de la gente y que la mugre de Gürtel se ha expandido como una gran infección por todo su partido. Los trajes de Camps, dobles facturaciones, regalos y dinero negro van a continuar siendo noticia diaria en Valencia durante mucho tiempo.

Por su parte, el Gobierno socialista de España se ha visto obligado desde Europa, ante los mercados y la grave situación de crisis a tomar medidas polémicas y difíciles para salvaguardar el equilibrio económico del país, unas medidas que van a dar mucho de qué hablar por su difícil defensa desde un discurso socialista y de izquierdas pero que, esperemos, se maticen, expliquen y consigan realmente recuperarnos de esta crisis inmunda en lugar de hacer que seamos precisamente quienes la estamos sufriendo más, quienes la acabemos pagando.

7 de mayo de 2010

Mentirosos


Leyendo el fabuloso ensayo de Jonathan Swift titulado “El arte de la mentira política”, uno descubre afirmaciones realmente interesantes. Destaca en particular una que dice así: “Sustraer las mentiras a cualquier posible verificación o refutación; no superar nunca los límites de lo verosímil: he aquí algunas de las normas esenciales de este verdadero mentir”.

Por lo visto algunos mediocres personajillos del escenario político juvenil universitario quieren jugar a este “arte” de la mentira, pero va a ser que la gente no es tonta y que, o bien las mentiras acabarán dejando a más de uno en evidencia y pasándoles factura, o bien la verdad, como dice el refrán, acabará floreciendo.

“¿Dijiste media verdad? Dirán que mientes dos veces si dices la otra mitad”. Machado tenía razón, si hay algo peor que la mentira (cuando se emplea para hacer daño) es que se manipule la realidad con otro arte, uno que esgrimen muy bien los apadrinados del agregado del Opus Dei, Juan Cotino (PP), como es la santa demagogia.

Con mentiras y demagogia, así es la forma de hacer política que mejor les han ensañado a estos chiquillos. Montar jaleo para darse a conocer y así aspirar a conseguir las migajas que sobren cuando la gente honrada, seria y comprometida con unas ideas, con la gente y con una buena praxis se reparta en democracia la cuota de representación. Es su fórmula del “todo vale” que, piensan, pueden emplear cuando se les antoje y hasta les dará beneficios. Pobres necios.

Recuerden que la Democracia, ante todo, no acepta el juego sucio que diestramente emplea esta panda de cretinos, que están haciendo de la indecencia moral, ética y política su seña de identidad.

3 de mayo de 2010

No todo vale


Aprovechando la histórica fecha del 25 de Abril, este año el Sindicat Estudiantil dels Països Catalans (SEPC), conocido por su ideología independentista, inauguró en la Universitat de València unas jornadas políticas que, por su polémica, han mostrado la cara más demagoga y vil de la derecha universitaria.

Y es que las organizaciones estudiantiles situadas más a la derecha del escenario político universitario (AVEU y GU) pusieron el grito en el cielo ante la presencia en el salón de grados de la facultat de Geografia i Historia, de Carles Sastre, ex miembro del grupo terrorista Terra Lliure (disuelto en 1995) que, habiendo saldado cuentas con la Justicia en el pasado, fue invitado a dar la conferencia “Lluita clandestina per la independència”, desde la diversidad de ideas y el respeto a la libertad.

Hasta aquí la noticia, que cada cual opine lo que quiera, pero no olvidemos que la UV se ha desvinculado y ha condenado radicalmente cualquier apología o enaltecimiento del terrorismo y de la violencia. No sabemos si el exmiembro de los GRAPO, Pío Moa, opinará lo mismo.

Sin embargo, la Asociación Valenciana de Estudiantes Universitarios (AVEU) parece no dudar en utilizar la mentira como arma política, todo con tal de darse a conocer de la manera más baja, haciendo ruido y vomitando falacias por doquier. De lo contrario, no se explica que hayan acudido a los medios conservadores para, según su versión, denunciar la presencia de un cartel del ex terrorista de Juana Chaos “presidiendo el ADR de la facultad de Geografía e Historia”. Nada más lejos de la realidad, un insulto a la inteligencia.

Ya no es que el miembro de AVEU perteneciente al ADR de dicha facultad haya acudido tan sólo a un 10% de sus reuniones, sino que el hecho de que todas las asociaciones que conforman este órgano estudiantil, pese a las discrepancias, hayan redactado en conjunto un manifiesto desmintiendo lo ridículo de la acusación, debería bastar para que la derecha estudiantil rectificara de una acusación que sólo puede calificarse, cuanto menos, de rastrera y difamatoria.

Han aprendido de sus mayores con aquello del “todo vale” en política, son un calco de lo que la clase política conservadora representa a día de hoy en España: una forma de hacer política basura, bajeza moral y desinformación demagógica sin precedentes.

24 de abril de 2010

Canal 9 = MANIPULACIÓN


Centenares de personas acudieron a la primera concentración convocada por la “Plataforma cívica per la pluralitat y transparència a Canal 9”, una iniciativa ciudadana nacida en Facebook, debido al hartazgo de gran parte de la sociedad valenciana, que condena desde hace tiempo la sistemática manipulación e intoxicación (des)informativa que el Gobierno valenciano hace de los medios de comunicación públicos.

Para Canal 9 no existe Gürtel, ni tampoco la oposición al gobierno del PP, siendo ignorados como norma general los dirigentes y miembros destacados del resto de formaciones políticas del País Valenciano, ya sea en los (des)informativos diarios, o la hora de invitarles a participar en debates y asistir a tertulias políticas.

El tiempo dedicado a la crítica hacia el gobierno valenciano es ridículo en comparación con el continuo autobombo que se le hace al presidente Camps y a toda su corte de honor pepera; recibidora, sin la mínima vergüenza, de múltiples halagos por parte de presentadores y directivos de la cadena pública valenciana, designados a dedo por el gobierno regional.

Canal 9 se ha convertido en el NODO del PP de Camps y Rita Barberá, un espacio comunicativo cada día más endeudado que ofrece una mediocre programación, convirtiéndolo en la cadena de televisión pública con menor índice de audiencia en tierras valencianas y de las peor valoradas por los ciudadanos y ciudadanas.

El Partido Popular ha convertido la televisión pública, financiada con los impuestos de todos, en la caja de resonancia de las consignas que vomita a diario: “Zapatero el valencianofobo no defiende los intereses de los valencianos”, “en la CV la culpa de la crisis es del Gobierno central”, “la Copa América junto a la Fórmula 1 traerán prosperidad y riqueza”, por no hablar del famoso y demagogo “agua para todos”.

Pero aunque en Canal 9 seamos invisibles, los hechos y los datos evidencian cada día que no debemos seguir soportando el deterioro de las instituciones y de los servicios públicos valencianos, que no debemos callarnos. La sociedad civil valenciana está movilizándose, se está dando cuenta de qué clase de personajes controlan el poder en esta tierra, unos personajes peligrosos para el bienestar general que denigran la política y la buena moral, tan necesaria para un gobernante y, lamentablemente, tan escasa en la derecha valenciana.

14 de abril de 2010

¡Viva la República!


Hoy, 14 de Abril del 2010, celebramos el 79º aniversario de la proclamación de la Segunda República española. El periodo histórico, fruto de la democracia, que mayores reformas y progreso social trajo para la España de principios del siglo XX. El pueblo español, por primera vez, despertó aquella mañana de 1931 siendo, al fin, el legítimo y soberano dueño de su destino.

La República nació en un ambiente de alegría y entusiasmo generalizados. Fue la voluntad cumplida de un pueblo cansado de soportar la tiranía y el despotismo de las altas clases oligarcas, que desde siempre habían controlado el poder a costa del sufrimiento y explotación de la mayoría, a la que nunca reconocieron ni respetaron sus derechos.

Motivo de elogio fue la Constitución progresista de 1931, ejemplo de una Democracia completa en la que el Estado se hizo eco de la voluntad popular y de los principios de igualdad, laicidad y respeto por la libertad de cada ciudadano y ciudadana, y por los pueblos de España. “Una República de trabajadores de todas clases”

Entre los años 1931 y 1939, la jefatura del Estado español fue en exclusiva designada por la soberanía popular, a través del voto democrático, cumpliéndose los principios de igualdad y libertad. Niceto Alcalá-Zamora, Manuel Azaña o Alejandro Lerroux son ejemplo de que cualquier ciudadano puede perfectamente llegar a ser jefe del Estado en España.

Pero este sueño de muchos, cumplido al fin, sufrió las consecuencias del movimiento fascista contra-revolucionario (en auge en la Europa de Hitler y Mussolini) impulsado por las fuerzas monárquicas y antidemócratas en España, respaldado a su vez desde la cúpula de la Iglesia y gran parte del Ejército de entonces, así como por los grandes señores terratenientes y tradicionales aristócratas financieros de la alta burguesía, que desde un principio conspiraron contra el poder establecido mediante las urnas.

Y es que las valientes reformas que se llevaron a cabo: separación efectiva Iglesia-Estado, reforma agraria más justa y digna para los trabajadores, así como la reordenación militar que supeditara al poder civil y profesionalizara al ejército; la ampliación de derechos sociales y civiles, o la apuesta por una educación de calidad y el impulso de los servicios públicos para acabar con las desigualdades históricas de la población, etc., suponían acabar con los privilegios de una minoría en pos del bien común, del bienestar de la inmensa mayoría.

La Segunda República cayó por medio de las armas y del odio fascista, cayó en Guernica y a orillas del río Ebro, como consecuencia de un levantamiento militar antidemócrata, respaldado por la barbarie nazi y el fascismo italiano, que impuso una dictadura feroz y brutalmente represiva, criminal y totalitaria en nuestro país.

Se dice que la Historia la escriben los vencedores, pero la memoria colectiva, la de aquel pueblo y la de sus descendientes, jamás olvidará aquellos años en los que hubo esperanza de una España mejor, una España moderna, libre y plural, la España social y democrática que intentó devolver la dignidad a un pueblo torturado y despreciado desde siempre.

VIVA LA REPÚBLICA

26 de marzo de 2010

Educar en Igualdad


En aplicación de la ley de Igualdad, esta semana la Universitat de València ha inaugurado la “I setmana per la Igualtat”, una iniciativa original y progresista que el nuevo equipo rector ha presentado como una forma de “promover las condiciones favorables para la participación de las mujeres“.

A excepción de los grupos estudiantiles situados a la derecha, Campus Jove, junto con otras organizaciones estudiantiles de izquierda comprometidas con los valores de la igualdad que promueve el feminismo, los valores de justicia social y la reivindicación de los derechos de todos y todas, ha participado en esta actividad que no sólo se dirige a la mujer, sino a todo el colectivo estudiantil.

Y es que, desgraciadamente, a día de hoy la desigualdad de género en la comunidad universitaria es evidente: aun habiendo más tituladas, la presencia de la mujer en cátedras y puestos de investigación universitarios sigue siendo prácticamente testimonial, con tan sólo un 15% de catedráticas y un 30% de cargos de responsabilidad ocupados por mujeres en la UV; no hay una actualización de los contenidos académicos que suscriban el papel que la mujer ha tenido en la historia y en la sociedad, en el conocimiento; existe un uso sexista del lenguaje, así como escasez de proyectos que fomenten la no discriminación y la no violencia hacia las mujeres, y que rememoren a sus figuras destacadas, entre otros déficits que promueven la discriminación.

Merece todos los aplausos la clara apuesta de la Universitat por conseguir un espacio universitario plural e igualitario, donde cada vez más el colectivo de estudiantes femenino supera en número al masculino, en una sociedad moderna en la que ya no se tolera la violencia machista, la discriminación por razón de género, y donde la mayoría de gobiernos y partidos políticos han interiorizado, junto con el conjunto de la ciudadanía, el compromiso por la igualdad.

La juventud, y especialmente el colectivo estudiantil universitario, será protagonista del cambio social a través de una educación que desarrolle el espíritu crítico del individuo, que rompa las cadenas del prejuicio. Una educación pública de calidad que promueva la igualdad de oportunidades, pero sobre todo una educación que haga tomar conciencia de la necesidad de acabar con las trabas que, todavía hoy día, las mujeres se ven injustamente llevadas a superar por el mero hecho de serlo.

13 de marzo de 2010

Fallas


Un año más, las calles de la ciudad de Valencia vuelven a llenarse de ninots, casales falleros, trajes regionales, turistas, puestos de buñuelos y el característico olor a pólvora quemada que queda tras una mascletá. ¡Ya estamos en Fallas!

Sin duda, los temas protagonistas de este año, centros de todas las miradas, sátiras y comentarios, van a ser dos: la crisis y Gürtel. Y es que no son pocas las críticas y el juego que dan estos diablos convertidos en monumentos de cartón-piedra, que serán quemados el día de San José junto a todo lo malo del 2009.

Pero lo interesante a tener en cuenta, es el monopolio que la derecha valenciana lleva perpetrando para con la fiesta fallera desde hace mucho tiempo. Se han adueñado de los símbolos culturales valencianos, símbolos de todos y todas, no de unos pocos, para acabar tildando a la oposición de izquierdas poco menos de “anti-valenciana”. Esto suena al “anti-españoles” del franquismo.

Ahora parece que entonar el himno regional, enarbolar la senyera valenciana o vivir la fiesta fallera con la máxima emoción sólo lo puede hacer como toca un pepero convencido. El resto de valencianos y valencianas que no votamos al PP no damos el perfil de “valenciano auténtico”.

Esto es así porque la derecha ha sabido conectar con el sentir de la gente en asuntos de identidad nacional. Ha sabido jugar con el mensaje político, con la ambigüedad que caracteriza al pueblo valenciano a la hora de definir su sentir patriota: ¿valencianismo? ¿catalanismo? ¿blaverismo? ¿españolismo? ¿o un poco de cada?

La izquierda valenciana, sin embargo, ha defendido siempre los valores y la cultura valencianos, la lengua, las tradiciones y nuestra historia como pueblo. Frente al falso patriotismo chaquetero, el populismo y la demagogia, como se ha demostrado en el conflicto del Cabanyal.

El motivo de esta realidad es bien simple. El llamado voto emocional beneficia a quien sabe jugar con los sentimientos de la ciudadanía, quien sabe infundir un mensaje que poco entiende de razones, sino de emociones, y en eso la derecha es experta, en transmitir sensaciones antes que verdades.

10 de marzo de 2010

Censura


La censura es una práctica habitual de gobiernos autoritarios, utilizada para ocultar sus vergüenzas, acallar las críticas y coartar la libertad de expresión. Si de entrada ya resulta inaceptable conocer un caso de censura, a quienes amamos vivir en democracia las náuseas nos invaden por dentro y los oídos nos chirrían a más no poder. Es bochornoso.

No deja de sorprendernos esta rancia derecha valenciana. Comenzaron negando la mayor con un “¿cómo se atreven?” cuando la suciedad de Gürtel les empezó a salpicar, quisieron aparentar calma y sosiego con unas “tremendas ganas de explicarlo todo”, para acabar siendo imputados más de diez altos cargos de la Generalitat, entre ellos el propio presidente Francisco Camps, por delitos de corrupción, no explicar nada y mentir a los valencianos. La verdad en democracia siempre acaba por conocerse.

Ni un día duraron colgadas diversas fotografías que ponían en evidencia los escándalos de corrupción que relacionan al PP valenciano con la red corrupta de Gürtel, en la exposición organizada por la Unió de Periodistes en el MuVIM, ya que por orden secreta de Alfonso Rus (PP), presidente de la Diputación de Valencia, fueron discretamente retiradas estas imágenes molestas para los populares. Si se dan por ofendidos, será por algo.

Es digno de reconocer, por una vez, la decencia de la alcaldesa de Valencia, así como de González Pons, ambos miembros destacados del PP valenciano, defendiendo (a título personal) la libertad de expresión y respetando las críticas hacia su partido; pero no deja de ser totalmente indigno que los responsables de esta censura sigan en sus puestos institucionales sin que absolutamente nadie de su entorno les haya ni tan siquiera llamado la atención. Por mucho menos se han exigido disculpas, e incluso dimisiones.

5 de marzo de 2010

Tortura, ni arte ni cultura


“Un país, una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales”. Así lo pensaba Gandhi, y así es como se debiera reflexionar sobre un tema que es casi sagrado en España, y que para algunos resulta incómodo sacarlo a debate. Hablo de los toros.

O mejor dicho, la tortura de matar a estocazos a estos animales, haciéndoles morir humillados, sufriendo, acuchillados y ahogados en su sangre, tras haber sido amedrentados y martirizados durante horas, para el goce y disfrute de un puñado de salvajes energúmenos que aplauden la violencia, el dolor y el sadismo, desprecian la vida y admiran la crueldad humana. Bonito, ¿no?

Franco bautizó a esta muestra de irracionalidad humana y aberracion de la moral como la “Fiesta Nacional”, y desde entonces se considera una “tradicion cutural” en España, llegando incluso a calificarse de “arte” este insulto a la inteligencia.

Pero una tradición no debe justificar nunca el maltrato a un animal, su muerte y su tortura. Las tradiciones deben valer para rememorar aspectos positivos de nuestra cultura e historia, deben aportar valores, sentimientos y buenas sensaciones, y estar fundamentadas en la razón humana. A nadie se le ocurriría en España mutilar el clítoris de una niña, como sí ocurre en Africa, por el hecho de que sea una costumbre habitual desde hace siglos.

La tauromaquia es una práctica inhumana que viola los derechos de los animales. Es una ofensa a los valores de la ética y del civismo, y no deja de tener detrás intereses económicos de a quienes les interesa que se siga manteniendo.

A día de hoy, incluso, puede considerarse como una actividad que sobrevive gracias a las subvenciones del Estado (550 millones de euros), pues más del 75% de la población española apoya poco o nada esta barbarie, los turistas extranjeros aborrecen este maltrato animal, y cada día aumentan las protestas y movilizaciones sociales en contra de la violencia gratuita que supone torturar a un toro por puro espectáculo.

Es por ello por lo que debe aplaudirse y tomar ejemplo de la iniciativa del Parlament de Catalunya que, siguiendo el modelo canario, busca prohibir por ley y de forma democrática las corridas de toros, que tan sólo benefician a los que se lucran a costa de la muerte y el sufrimiento animal.

27 de febrero de 2010

La hipocresía de la moral conservadora


La aprobación definitiva de la nueva ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, y la dimisión del presidente de Nuevas Generaciones del PP, Ignacio Uriarte, como vocal de Seguridad Vial en el Congreso de los diputados por conducir borracho, son noticias que nos deben hacer reflexionar sobre una cuestión importante: ¿es la derecha una hipócrita?

La nueva ley, además de centrarse principalmente en la educación sexual de los más jóvenes, no obliga a abortar, sino que despenaliza una decisión exclusiva de la mujer que, en ejercicio de su libertad, tendrá derecho a tomar dentro de un nuevo marco jurídico acorde al del resto de países europeos, algunos aprobados gracias incluso al apoyo de partidos conservadores.

Durante meses, venimos asistiendo a un espectáculo mediático en torno a este tema tan polémico, delicado e íntimo. Un tema que ahora se ha malentendido y manipulado al enfocarlo desde el punto de vista de la moral fanático-religiosa, el punto de vista del intransigente inquisidor, cuando hablamos de una realidad que no entiende de ideologías, ya que la mujer conservadora también aborta en privado, aunque lo critique en público.

Por otro lado, resulta cuanto menos lamentable que alguien que preside una organización juvenil autoproclamada líder defensora de los valores que la juventud de hoy día, “irresponsable y salvaje” según ellos y ellas, tanto necesita (¿qué valores? ¿los suyos?) haga el ridículo político más patético de los últimos años, viéndose forzado a dimitir de su cargo por su gran incongruencia moral y política.

En fin, esto no deja de ser una muestra más de actitudes que corroboran la tesis que defienden quienes pensamos que existe una gran hipocresía y cinismo en las formas y en las ideas conservadoras, concretamente en su doctrina moral. Ideas que en la práctica no se cumplen, y sobre todo ideas que abanderan personajes que no condenan a quienes las traicionan, si son de los suyos claro.

12 de febrero de 2010

Feliz Gürtel


Se cumple un año desde que se anunciara el virus Gürtel, una infección corrupta que ha contaminado de arriba abajo al Partido Popular y, junto a él, al único presidente autonómico de la historia de este país que ha sido imputado (y todavía no juzgado) por un delito de corrupción: molt honorable president Francisco Camps.

Gürtel se destapó en febrero de 2009, habiendo sólidas sospechas de delito por parte de no pocos militantes del Partido Popular, justificadas en horas de conversaciones grabadas y numerosas pruebas aportadas por la policía después de que un propio ex concejal del PP denunciara la existencia de una extensa trama de corrupción en el seno de su partido.

Hablar de Gürtel en Valencia es hablar de trajes para todos, relojes y coches de lujo, de Orange Market, de dobles facturaciones, es hablar del Bigotes “amiguito del alma”, es mencionar a 14 altos cargos de la Generalitat valenciana relacionados con la trama, es hablar de la alcaldesa Rita Barberá, y de un presunto delito de financiación ilegal por parte del PP valenciano. Pero sobre todo, es hablar de mentiras sistemáticas a la sociedad valenciana, de desvergüenza política y de una total falta de principios democráticos.

Ante este grave y lamentable escándalo político, la derecha ha reaccionado como sólo sabe hacerlo: utilizando el ataque como defensa. Primero contra los jueces y la policía, contra toda la oposición, contra el Gobierno, incluso contra los principios que rigen el Estado de Derecho, y contra quien se atreva a preguntar qué se ha hecho con el dinero de l@s ciudadan@s. Se excusan en “filtraciones”, eludiendo sus “responsabilidades”.

¿Dónde está el presidente Camps? ¿Por qué no da la cara? ¿Por qué no explica lo que tantas ganas tiene de explicar ante los tribunales pero no ante los valencianos y valencianas? La respuesta es que Francisco Camps sonríe sin ganas, acusa a Ángel Luna de querer matarle, se ausenta de sus funciones como presidente y muchos en su partido lo califican de “cadáver político”. Por tus actos te conocerán.

Que no se olviden los 2/3 del sumario que faltan por salir a la luz, porque todavía nos van a dar que hablar estos impresentables de la derecha valenciana que nos gobiernan.

30 de enero de 2010

Políticas de Izquierdas


Si sumamos que, según las últimas noticias, el futuro de la economía española se ve negro todavía, junto a la propuesta del Gobierno sobre la reforma de nuestro sistema de pensiones, obtenemos como resultado un ciudadano de izquierdas cabreado.

En primer lugar, lo criticable de la gestión de la crisis por parte del Gobierno no es, como dicen algunos, su “improvisación” o “derroche presupuestario”, sino la falta de un ideario socialdemócrata claro y firme que no se ande con medias tintas a la hora de buscar soluciones: apuesta real por un cambio de modelo económico más sostenible y productivo, aumento de las políticas sociales generadoras de bienestar y empleo, lucha contra el fraude fiscal y los intereses de la banca, etc.

Si es cierto que el Ejecutivo se preocupa “por quienes peor lo están pasando”, debería hacer más caso a los sindicatos y menos a la patronal, al menos en lo que se refiere a política económica, y escuchar antes a quienes le critican desde la izquierda que desde la derecha. Defender el Diálogo Social está muy bien, pero no olvidemos que la gran mayoría de la población en España se considera trabajadora.

Por otro lado, toda la izquierda ha condenado que el Gobierno socialista plantee la posibilidad de aumentar la edad de jubilación hasta los 67 años, tal y como viene defendiendo la derecha.

El motivo de esta indignación es evidente, ya que supone un enorme retroceso social y un deterioro de la calidad de vida de millones de trabajadores. Es una medida innecesaria, impopular y socialmente ineficaz.

Necesitamos reformar nuestro sistema de pensiones de cara al futuro, pero para ello no se tiene por qué privatizar ni recortarse derechos. Un gobierno socialdemócrata, como hizo el sueco o danés, antes aumentaría el presupuesto destinado a la emancipación juvenil, a incentivar el empleo femenino mediante políticas que permitan compaginar la vida laboral y familiar, a combatir el paro juvenil, así como regular eficazmente las prejubilaciones anticipadas en algunas empresas, etc.

El PSOE se equivoca con estas medidas antes socioliberales que socialdemócratas, esperemos que recapacite y que se deje aconsejar por quienes ahora le criticamos, y que en el pasado le votamos.

18 de enero de 2010

Encuestas

Una encuesta política es como una fotografía: en función de quién y cómo se haga la foto el enfoque, la calidad de la imagen y precisión del objetivo pueden variar. Del mismo modo, una encuesta representa un momento concreto, una opinión influenciada por el contexto que, ante todo, aporta información intuitiva, aunque no es baladí.

Recientemente se han publicado varias encuestas donde se dice que el PP aventajaría ligeramente al PSOE (entre 2 y 5 puntos) de celebrarse unas supuestas elecciones generales. Desde la derecha popular ya se abrazan y dan saltos de alegría, descorchando champagne y capando algún purito para celebrarlo. Cuidado con la resaca.

Todavía faltan más de dos años para la cita electoral en la que se decidirá realmente quien debe liderar el gobierno de España. Para entonces, el contexto de crisis económica será bien distinto del que es ahora, cuando el paro es la primera preocupación de la gente y se culpa al gobierno de turno de todos los males.

Zapatero continúa siendo el líder político mejor valorado, por delante de Rajoy, que desde 2004 nunca ha superado al presidente en este índice. Ni qué decir tiene que si el 60% de la población considera que la gestión de la crisis económica está siendo mala o muy mala, cerca del 80% desconfía de la capacidad de Rajoy.

Una curiosidad de estas encuestas es que no mencionan la posibilidad de una elevada abstención de voto, gran aliada del PP que le dio la victoria en las elecciones europeas con más de un 40% de votantes que se quedaron en casa. Al igual que en el 2000, cuando Aznar consiguió mayoría absoluta gracias al 30% de abstención de entonces.

La verdadera encuesta es la que se refleja en las urnas el día de las elecciones. Y en este sentido, como dijo Leire Pajín, el PP y Rajoy son los campeones en ganar encuestas y en perder elecciones. Así que calma, que ya van 2-0, no quieran vender la piel del oso antes de haberlo cazado.

15 de enero de 2010

Plan Confianza vs. Plan E


Tod@s conocemos el Plan E de Zapatero, generoso pack de medidas dirigidas a paliar los efectos de la crisis económica que azota nuestro país. Sin embargo, no tan conocido es el Plan Confianza del gobierno valenciano de Camps, anunciado en su día por la Generalitat como “medida estrella” en la lucha contra el paro, que agoniza por falta de financiación (estando en 2010, los municipios tan sólo han recibido 4 de los 1020 millones previstos para el Plan).

A lo largo de la crisis, la valenciana está siendo la autonomía líder en destrucción de empleo (términos absolutos) fruto de nuestra economía regional basada en la precariedad laboral y la nula productividad (modelo del urbanismo salvaje). Cerca de 500.000 trabajador@s en paro en España son valencian@s, y mientras en la mayoría de CCAA ralentiza la caída económica, aquí se siguen destruyendo numerosos puestos de trabajo sin que el PP trate de impedirlo.

El Plan E del gobierno socialista lleva invertidos (reales) cerca de 900 millones de euros en tierras valencianas, directamente en creación de empleo público (casi 45.000 puestos) mientras las obras del Plan Camps no han generado empleo y corren riesgo de impago, incluso allí donde gobierna el PP. ¡Cuánta confianza!

Mas allá de esta comparación, se evidencia la clara distinción entre unas políticas socialdemócratas, que creen en el papel del Estado como subsanador de los errores del capitalismo, confían en la inversión pública como fuente de Bienestar Social y redistribución de la riqueza que corrige las desigualdades sociales, y tienen como objetivo superar la crisis económica a través de una progresiva renovación y mejora de nuestro sistema productivo. Lo que están haciendo todos los países, vamos.

Y unas políticas neoliberales que no ven necesario velar por los intereses de la inmensa mayoría (la clase trabajadora), que no creen, dicen, importante ni útil la inversión pública y su función ahora cuando más falta hace (salvo si es para Pan y Circo) y que, en definitiva, defienden unas tesis que han beneficiado mucho a unos pocos a costa de violar el interés común, dando lugar a una crisis económica que, confían, se superará con las mismas prácticas que la han provocado. ¡Menuda paradoja, oiga!

7 de enero de 2010

Cuando la Igualdad no da igual


¿Aceptamos la igualdad real entre mujeres y hombres? ¿Somos iguales a la hora de tener las mismas oportunidades, bienestar, derechos, etc.? Afirmar esto a día de hoy sería una interpretación de la realidad, cuanto menos, atrevida, de necesario análisis y matización.

La Declaración Universal de los DDHH postula: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos (…)” / “Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición”.

En España, la CE de 1978 recoge en su Artículo 9: “Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas (…)”. Este hecho, sin duda, supone un importantísimo avance a la hora de reconocer, al menos sobre el papel y ante la ley, la legitimidad y el derecho de todxs lxs españolxs a la hora de gozar de igualdad.

Ahora bien, que exista una legítima y supuesta igualad de oportunidades no quiere decir, ni ha dado lugar, que en la práctica, en la vida real al margen de códigos legales y filosofía del Derecho, se de un efectivo cumplimiento y respeto por la equidad al, por ejemplo, disponer de las mismas oportunidades académicas, amparo judicial imparcial y de calidad, acceso a unos servicios básicos dignos, conseguir un puesto de trabajo, etc.

Hoy, discriminar por razón de género, etnia o religión, orientación sexual o clase social, sigue siendo una grave (y habitual) causa por la cual se violan derechos fundamentales de las personas. Una injusta desigualdad que los gobiernos responsables deben perseguir y corregir eficazmente a través de los mecanismos que el Estado dispone para tal fin.

Por ello, es incomprensible (e inmoral) que haya una feroz oposición hacia la reciente Ley de Igualdad, implantada por el gobierno socialista en España gracias al apoyo de todas las fuerzas políticas (salvo la derecha del “no a todo” del PP) destinada a suplir las claras deficiencias en materia de igualdad que tristemente se dan en nuestro país.

Resulta impresentable y casi anti-democrático la burla y el insulto que se vierten desde el conservadurismo más rancio hacia las funciones del Ministerio de Igualdad, cuya importante labor es menospreciada o tachada de “inútil y de propaganda” por algunos sectores políticos.

Sorprende que sean los mismos sectores políticos que se llenan la boca con la palabra “familia”, jactándose en su discurso de “defenderla”, quienes, en la práctica, no se preocupan por mejorar la situación de la mujer en España a través de políticas públicas, como la aplicación de la ley de Dependencia, abrir centros infantiles gratuitos, aumentar presupuesto en becas, ayuda por nacimiento y emancipación, o educar en igualdad con EpC (…) que permitan su integración laboral y su NO discriminación gracias a una cultura NO sexista.

Es propio del postmachismo actual reaccionar agresiva y demagógicamente ante los avances y el progreso social que han liderado mujeres y hombres feministas en las últimas décadas. Postmachismo que equipara la lacra de la violencia machista con la agresión que un hombre puede sufrir por parte de su pareja; que incluso ridiculiza el avance hacia un lenguaje con formas y expresiones no sexistas, y que niega el derecho de la mujer a decidir sobre el aborto.

Desgraciadamente, no sabemos cuando existirá en España un real cumplimiento de igualdad de oportunidades y derechos entre hombres y mujeres, pero lo que está claro es que será la izquierda quien liderará ese avance, como no podría ser de otra manera.